viernes, 1 de junio de 2007

Un Cambio significativo

Un cambio es todo un desafío y para poder superarlo voy a tener que aceptarlo, que más a mi edad de 55 años cumplidos, como se decía antes.

Hace como seis meses lo decidí y de ahí en más he trabajado para ello.

Mi gusto por la fotografía nació hace bastante tiempo y se desarrolló casi paralelamente con mi familia. Este gusto pienso que fue generado por el deseo de atesorar y por la torpeza primitiva de mis dibujos, deseos de atesorar que seguramente nacieron de observar la belleza traducida en imágenes dibujadas, aerografiadas o talladas por mi primo hermano Carlos. Elsa mi señora y luego mis hijos pueden dar fe de las limitaciones que tengo en ese sentido.

Desde la humilde cámara Kodak de lente fijo hasta la Contax réflex de 35 mm con lentes Carl Zeiss, incluyendo a una Yashica 6x6 más un pequeño y austero laboratorio de blanco y negro armado dentro de una cámara frigorífica en desuso dentro de un galpón de "Los Cerrillos", hubo casi toda una vida.

Desde nuestra época de novios hasta hoy, 29 años de casados con cinco hijos de por medio, muchos recuerdos atesorados pero también con alguna extensa discontinuidad como lo fueron los últimos quince años, con muchas intermitencias y pocas fotos. Desde el aluvión de imágenes de la familia en general y de mí primera hija Mariana, pasando por unas cuantas de Gastón y Josefina (mi sobrina), algunas pocas de Agustina y Gabriela (las mellis) o de Julia y Mariano (sobrinos) y hasta las insuficientes de Esteban el último de la lista, fue todo un proceso.

Problemas laborales y de ingresos suficientes como para sostener este hobby minaban los deseos de realizar alguna toma. El tiempo necesario para no chapucear era muy escaso y ese era otro impedimento. Recuerdo que la última producción familiar de fotos, fue en ocasión de nuestro viaje a Uruguay por regalo de Jorge y Olga, (por siempre agradecido a ellos) y que nunca pudimos ver; equipo y fotos extraviados en un taxi…una verdadera pérdida.

Hace dos años que vengo haciendo experiencias con el sistema digital que verdaderamente me resultaba cómodo pero que no me terminaba de convencer o mejor dicho no estaba comprendiendo bien el adelanto. Los fotógrafos amigos me decían, "todavía no es lo mismo", "al sistema digital le falta un poco" pero al final me decidí. Archivé la vieja ampliadora, las bandejas, los broches, los papeles, los carreteles etc., etc., etc. y al equipo 35 mm lo dejé como en espera o mejor dicho a mano por si acaso.

Comencé al revés; primeramente acondicioné la computadora e incorporé el Photoshop. Mientras me iba familiarizando con el programa y agregaba algunos gestionadores de álbumes me decidí por la impresora, es decir completé el equipo de "revelado e impresión" digital antes que comprar la cámara.

Casi, tengo decidida la compra, he hecho algunos ahorros y solo falta elegir el modelo, por ahora me manejo con alguna prestada y voy despertando y ajustando a las nuevas, casi completamente nuevas e inimaginables posibilidades digitales, en cuanto me decida se los comento…creo que falta muy poco.

Para acompañar adjunto algunas de las viejas fotos, casi las más viejas.


No hay comentarios.: