lunes, 14 de abril de 2008

Globalizados

Y… sí; este síntoma, que más que síntoma es una enfermedad que pareciera estar diseminada por todo el mundo.

Globalizados en la mediocridad y en el facilismo. Mediocres instituciones, mediocres políticas, mediocres padres, mediocre justicia.

Todo el mundo está sumido en una gran confusión y lo que tendría que mostrarse en general solo se puede rescatar en casos aislados. No son muchas las comunidades que están tratando verdaderamente de superarse y de caminar ordenadamente.

¡Hay de nuestro país!... Ideológicamente no hablemos de la estupidez del comunismo ni del colonialismo, hablemos de los antagonismos presentes; yo me pregunto ¿cuánto de democracia contiene este progresismo y cuánto de democracia contiene este liberalismo? Y no hablemos de las formas neo, porque en lugar de corregir, han ahondado la separación a la forma que dicen defender (democráticamente hablando).

Políticamente, no existe calidad, no existen dirigentes capaces de establecer una política de estado y no existe una verdadera lectura de las necesidades. La mayoría de las instituciones han dejado el camino de su propio mejoramiento para convertirse en contenedoras de pensamientos estancos con la sola intención de obtener una remuneración con el menor esfuerzo posible. Eso si, toda esa "melange" burócrata destinada al solo fin de conseguir votantes para poder gobernar desde la decisión de unos pocos.

Como personas, nos hemos olvidado del otro, no lo vemos. Nos hemos olvidado tanto que hablamos de libertad sin pensar que hay otra persona al lado. Hay un concepto de libertad tan equivocado que lo pensamos como si fuéramos un solo ente y los demás no existieran. Lamentablemente estamos enseñando eso. Por eso cuando digo mas arriba "mediocres padres" y no menciono FAMILIA, es porque estamos así; la madre por un lado, el padre por el otro y en el medio el "futuro" (nuestros hijos) a la deriva. El mundo comienza por la convivencia de "dos" y se construye con el esfuerzo de todos.

Y por último, la Justicia, esa que se erige y que nos cuestiona como si fuera la gran rectora, está completamente ausente. Está tan ausente que deja confundir precisamente a la palabra justicia con la palabra venganza, está tan contaminada de mentira que confunde normas con permisivismo, está tan engreída que no se da cuenta que ha institucionalizado la inseguridad jurídica.

Se ha trabajado al revés, se destruyó desde los intereses en vez de construir desde las necesidades.

Siempre me gustaron los artículos cortos y precisos. La entrevista al publicista milanés Oliviero Toscani, de 66 años, publicada por el diario "El País" (España), "Moriremos vestidos a la última moda, pero idiotas", es una foto de los problemas de nuestra sociedad.

¿Qué diferencia le asiste con lo que nos pasa a nosotros aquí en nuestra querida Argentina?

Si, seguramente que no todas las sociedades estarán comprometidas de igual manera en este estancamiento, seguramente algunos mucho más que otros pero también es seguro que estamos globalizados en este problema.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Para mi lo de la famosa globalización es más que nada un problema de terminología, de título. Decime en qué se “globaliza” un pobre tipo que cultiva bananas en Ugabonga North, Africa Central, por el hecho de que la fruta que él produce se consuma en Europa o en USA. O, para usar un ejemplo más cercano, que absorve de la cultura milenaria de la China el chacarero de Santa Fe que cultiva soja para vendersela a los Chinos?

En todos los casos de globalización comercial que conozco hay un grupo de gente que produce algo y otro grupo que consume el producto, pero salvo por el pago del precio el tráfico es en una dirección unicamente.

La globalización cultural es peor todavía: el cultivador de bananas por ahí tiene una radio a pilas y la escucha mientras poda las palmeras. Después se va tarareando el cantito que escuchó por la radio y a lo mejor el pobre piensa que adquirió algo de la cultura de donde vino el canto!

Y por supuesto que la globalización cultural se hace al nivel más bajo posible, porque el nivel más alto no llega a la gente que compra el CD o la radio a pila. Es decir, a la gente a la cual le hacen creer que para estar “en onda” tiene que tener el CD o conocer el cantito.

Es un poco como decía un profesor mio hace ya añares, “en toda multitud hay dos veces más piés que cabezas”, y como resultado si vos pretendés vender bien tu producto tenés que apuntar a los piés, no a las cabezas.

Si yo tuviera un hijo joven hoy día me preocuparía de crearle la mentalidad más individualista posible. Que aprenda a llevarse bien y a comunicarse con la gente, pero que piense por su cuenta!

JC

Anónimo dijo...

Muchachos, no olviden que aqui se trata de globalizar PARCIALMENTE. La torta se las comen algunos, otros deben cocinarla y otros aun mas desafortunados deberan lavar los platos. La globalizacion existe solo para pocos...

Anónimo dijo...

Uuuups, me olvide de firmar el post de arriba!
000

Anónimo dijo...

Es lo que yo dije, Zero, la globalizacion desde el punto de vista economico consiste en que unos trabajan y producen y otros pagan y consumen.

La cosa se globaliza en el sentido de que hoy dia las naranjas que se consumen en Italia vienen de Africa, con lo cual el productor Siciliano se quedo sin trabajo y al Africano le pagan moneditas.

Saludos desde Fray Bentos de

Alfredo Cruz

il Franchese dijo...

000-Alfredo
Hace algunos meses, me comentaba 000 algo sobre las deformaciones profesionales y su influencia en nuestro día a día. El trabajo que nos toca hacer o el que hicimos por algún tiempo nos puede condicionar en nuestras apreciaciones casi en un solo sentido, en una sola dirección. Si fuimos eficientes (independientemente del dinero ganado) seguramente fuimos estructurando las tareas, aprendimos a leer entre líneas, consiguiendo, también seguramente, los mejores resultados para el universo chico de nuestro trabajo.
Sigo... ¡GENTE! sus respuestas como definiciones están perfectas. Son el final, son las consecuencias, pero yo no me refería a eso.
Leer entre líneas y desestimar el origen puede ser problemático en términos de sociedad y para eso, mal que nos pese, casi no hay ninguna regla escrita con la que podamos conducirnos. Todo comienza con el compromiso individual, sigue con el familiar y termina con el comunitario.
Sin llegar a hablar de lo que produce "el pobre tipo" (como decís vos Alfredo)en África o China con mano de obra sub valorada o de las "tortas que se comen algunos" (como decís vos 000), países del primer mundo que subvencionan producciones o ; hablo de los responsables políticos de nuestro mundo occidental y latino, que es el que tenemos más cerca y que mientras estemos globalizados, (o si no nos gusta esa palabra, digamos contaminados en la mediocridad y en el facilismo), tendremos mediocres instituciones, mediocres políticas, mediocres padres, mediocre justicia. La consecuencia directa es un mediocre y accesible pueblo para los intereses foráneos.
Escribí sobre eso, no escribí sobre las formas de globalización comerciales ni las economías de mercado.
Como dice Oliviero Toscani, no nos interesará que un maestro gane menos que asalariado común, ni que nuestros políticos sean mediocres dirigentes.
Para ser un país viable, no se necesita explotar a otros, se necesita tener conciencia de país; eso estaría en concordancia con las verdaderas democracias, pero claro...como nos reclama ser auténticos y comprometidos, al final se renuncia y fallamos.
Nos han disfrazado a la democracia y nosotros la hemos comprado toda desfigurada.
Saludos
il Franchese

Anónimo dijo...

Me mataste, Hector! A veces me hace falta un sacudon asi para darme cuenta de que, como decis vos, las cosas hay que mirarlas con el horizonte mas amplio posible. Un abrazo!!!
Ale (000)