lunes, 8 de diciembre de 2008

Caza

Hace cuatro o cinco años, no recuerdo bien, a comienzos de octubre, días más días menos, hace su aparición acompañando al despertar primaveralDSC03785 del bosque "el churrinche".

La "brasita de fuego", como se le dice popularmente, es un pájaro muy vistoso (el macho) que migra para su reproducción y que ha vuelto a elegir este lugar.

Me alegra observar la vuelta de esta especie; es el resultado de un trabajo que nos propusimos realizar hace ocho años en el predio de la "Quinta". Un trabajo que DSC03790busca el equilibrio entre la ocupación del lugar, sus actividades y la naturaleza, con la premisa de tener siempre en cuenta, que el viajero es "el visitante" que debe respetar la consigna de cuidar la naturaleza y evitar trasladar las desviaciones de la gran ciudad.

DSC03795 También hubo que actuar contra un tipo de depredación, que no es la natural, que es la organizada por la ignorancia y la falta de cultura.

Por eso con un grupo de vecinos de la comarca nos propusimos ocuparnos para minimizar todo tipo de depredación, como la caza con rifles y hondas, prohibir la captura (jaulas, pegamento, etc.) y concientizar al vecindario para contribuir a bajar los niveles de ruidos foráneos a la naturaleza, al nivel más bajo posible.

No es nada fácil, siempre hay que estar atento y continuamente se choca contra un criterio generalizado que piensa que se puede hacer cualquier cosa en cualquier lado y en cualquier momento, inclusive desde los estamentos municipales.DSC03796

Volviendo a mi invitado de hoy, este año he observado por primera vez a la hembra y sus crías que conviven con nosotros a muy poca distancia, es decir que se muestran constantemente adornando el parque con su canto y su presencia.

He salido a "cazarlos", no me ha costado mucho trabajo y para asegurarlo les muestro en imágenes el resultado de esa "caza".

Etiquetas de Technorati: ,

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Acá en la ciudad no hay muchos pájaros, pero en casa hay un níspero al lado del galpón que es donde encontrás tijeretas, palomas, gorriones, benteveos, tacuaritas, horneros, una casita de barro incrustada entre los ladrillos de la pared y escuchas cada sonido y los ves caminando felices por el césped. Con John nos sabemos sentar en el patio a la tardecita y gozamos de un espectáculo maravilloso, junto con nuestros perroa. Además hay dos picaflores que vienen y te hacen vuelos fugaces alrededor o se te quedan mirando por unos instantes, así que puse unas plantas que a ellos les gustan bien cerquita de donde nos sentamos para que entren en confianza y cuando está puesto el regador vos vieras los baños que se dan, son divinos !!!!. La verdad que vivimos en un barrio a 10 minutos de la peatonal, pleno corazón de Rosario, pero salís al patio y es otro mundo, es como estar en un pueblo o en el campo. A veces John se preocupa porque desaparezco en el patio .... pero gozar de la naturaleza que Dios nos da no tiene precio ni tiempo suficiente que uno le pueda dedicar....
El calor se soporta, aunque John más de una vez extraña el frío de Italia, ....pero a decir verdad prefiere el calor sofocante de Rosario porque estamos juntos... jajaja.
Un abrazo de John y un beso mío. Norma

Anónimo dijo...

Francese, vos sos de otro planeta!!! Me siento honrado de poder considerarme u amigo! Metele, pa'delate!!! Un abrazo desde Italia!!!
Ale (000)