miércoles, 17 de diciembre de 2008

Tres respuestas y una frase

Se acercan las fiestas, ya estamos ahí y es otro año que se va.

Similar situación que la experimentada en los cumpleaños particulares, pero en esta ocasiones es una experiencia masiva. Un tiempo que debería estar más cargado de reflexiones y menos de frivolidad.

A nivel personal, observo no poca gente que se encuentra desorientada y he escuchado también no pocas veces, quejas por “vacíos”, faltas de “sentido”, falta de “motivación”, “soledad” entre varias otras.

Lo mediático, lo urgente, lo monetario, la ocasión, deforma esta oportunidad de balance y oscurece el discernimiento.

Trasladado a nivel social esto se potencia y como no hay parámetros (los que lo tienen que proporcionar no los identifican, porque han perdido el rumbo), ocurren y se desarrollan cosas que se ven pasar, que se consideran aciertos y que en realidad son el puntapié inicial de errores graves, porque deforman lo esencial.

Hay dos cosas que la vida a “los palos” me ha hecho comprender y que nos revela de ello todos los días, tanto en forma personal como comunitariamente.

La vida clama porque la respetemos, clama por ella misma y hay dos pilares fundamentales, que sabemos que existen, que los necesitamos, pero que evitamos tenerlos en cuenta: el otro (el de al lado, el próximo) y la naturaleza (el medio en que vivimos)

Mi “PUEBLO GRANDE” es un buen ejemplo.

No me agrada ningún tipo de pirotecnia y aunque considero que puede existir algún lugar acorde para realizarla, también considero que será muy difícil encontrarlo.

No hace mucho leía un informe que hablaba de los inconvenientes ocasionados por el ruido, su incidencia en el transcurso de la vida y sus responsabilidades en los procesos de muertes latentes y directas.

Hay de todo tipo de ruidos y excluyendo entre ellos a los provocados en las guerras y en los accidentales; si buscamos y nos ponemos a razonar solamente un poco, creo que no será muy difícil de comprender que los más nocivos son los que fabricamos nosotros socialmente, siendo los primeros consecuencias directas de estos últimos.

Son los que minan nuestra capacidad de discernir, por eso, pasa lo que pasa.

DSC00435_editado-1Hace dos o tres años desde nuestra comuna se implementa un show de fuegos artificiales emplazado en el balcón natural de nuestra ciudad; se aturde a los niños, con volúmenes de música incomprensibles, en su día y en el predio de la plaza creada para ellos; como también he visto este año festejar el aniversario de una institución educativa con fuegos de artificio a menos de 100 metros de un establecimiento sanitario.

El ruido aturde, si estamos aturdidos no nos escuchamos, si no nos escuchamos no nos entendemos y si no nos entendemos no podremos construir nada. Ese es el comienzo de todos los problemas.

No identificaremos al otro, no lo tendremos en cuenta, no identificaremos a la naturaleza, no identificaremos a la vida que anida en ella y viviremos automatizados sin creación personal, creyendo que es moda, que es costumbre y que todo está bien.

Me pregunto desde hace un tiempo que querrán decir los slogans de mi pueblo: “Naturaleza Viva” o “Lugar soñado” o “lugar de descanso”.

Ciertamente no está hecho a propósito pero es una desidia que parte de la comodidad, de una comodidad que evita correr la nebulosa, que comienza de lo personal y se transmite a nivel educativo y social.

Es por eso que se me han mostrado tres respuestas y una frase, que he leído hace un tiempo, para poder alimentar esa resistencia de la que bien habla en su libro Ernesto Sábato. Alimentar ese motor de la esperanza de que no todo está perdido y que siempre vamos a tener una luz, una posibilidad de mejorar.

El sabio Mileto respondía sencillamente que lo más constante es “la esperanza”, lo más fuerte es “la necesidad” y que lo más difícil es “conocerse a sí mismo”.

Todos esos elementos están continuamente en nuestras vidas, debemos tratarlos todos los días y es por eso que también se me ordenan en la frase de don José de San Martín.

“Serás lo que debas ser o no serás nada”

Será mi cuestión de reflexión en estas fiestas

¡Felicidades Familia, Felicidades Amigos, Felicidades a todos!

A Champagne EveningSalud

Etiquetas de Technorati:

3 comentarios:

Dargne dijo...

me parece que concordamos en cuanto a la situacion de las actuales fiestas de la epoca en el mundo...
hay un vacio en las almas de los seres humanos, una navidad hace algunos años era una fiesta donde se reunia toda la familia y donde todos ponian su granito de arena...
pero ahora es raro que una familia se reuna, la mayoria trabaja ( gracias, señora crisis) y si llegan a juntar, hay peleas, y falta de convivencia...
no se porque m evienen a la mente las profecias mayas sobre el apocalipsis... o mejoramos como seres humanos o todo se acabara...

Anónimo dijo...

Felices fiestas, Hector!!!
Ale

Anónimo dijo...

Y si, una de las caracteristicas de la vida actual (no digo "moderna" a proposito) es el bochinche y la confusion.-

Estamos muy lejos de la magnifica frase de la Biblia, "Te sacare al desierto y en la soledad hablare a tu corazon". En medio del escandalo no hay caso de que nuestros corazones escuchen nada de nada...

Un abrazo grandote de Norma y John, para vos y toda tu familia

JC