lunes, 16 de febrero de 2009

Los tacos (del almanaque)

Estoy convencido que es una sana costumbre reunirse con los afectos del pasado, al fin y al cabo, no somos ni más ni menos, que el producto de nuestro ayer.

Lugares, encuentros, recuerdos…todo forma parte de la vida, una vida que nos tiende su mano a cada instante y a la que no pocas veces, desconocemos e ignoramos.

La cantidad de buenos momentos que podamos rescatar seguramente reflejarán nuestro estado actual denunciando cuantos momentos hemos atesorado o por decirlo de otra manera, cuantas manos tendidas de la vida hemos reconocido.

Los reencuentros luego de tantos años y los reencuentros de todos los días, son el motor de nuestro centro emocional; hoy lo siento así con cincuenta y siete años cumplidos, como diría mi abuela Julia.

Cada vez que me encuentro con algún viejo compañero de escuela, de trabajo o de la vida siempre se desliza la misma apreciación “¡estás igual que siempre!”, cosa a la que indefectiblemente contesto con todo respeto: “si, igual de viejo que vos”.

Nuestras formas han cambiado en forma paralela y si fuimos auténticos en nuestro camino seguramente habremos de conservar las mismas formas interiores, que nos llevaron a establecer la conexión primitiva abonada con la experiencia que nos proporciona el paso del tiempo. El desgajado de los tacos del almanaque ha hecho su trabajo.

calendario

En estos días, casi sin querer, pero seguramente por necesidad, buscando alguna canción significativa de nuestra época he rescatado una emblemática.

En ella y en su intérprete se me simboliza este sentimiento de camino transitado. El recuerdo de la música que escuchábamos, el entorno y los amigos con quien la compartíamos, la actualidad de la misma a tantos años y la figura de la compañera de la vida (que es la madre de nuestros 5 hijos) reflejada en la letra; confirmando que un día se moldeó en mujer y uno paralelamente en “hombre”.

Este video es la muestra fiel de lo que somos en rueda de amigos y en familia, paralelamente iguales en las formas exteriores e interiormente, directamente la consecuencia producto de nuestro reconocimiento de la vida.

Etiquetas de Technorati: Reflexiones,Recuerdos

No hay comentarios.: