martes, 5 de mayo de 2009

Premeditación y alevosía

El ser humano es un bicho altamente corruptible y si en el entorno concuerdan la religión, el poder y el fanatismo, la corrupción es inevitable.

En ese estado, con todos esos ingredientes, la moral no existe y el fariseísmo es inexorable.

Una muestra de ese accionar, que es una cachetada al mundo entero, está en Medio Oriente. La política desarrollada por Israel es una muestra cabal de lo que expreso.

La excepción que confirma la regla, la integran todas las voces de los suyos (que cada vez son más), reclamando un cambio radical en el accionar de los fanáticos instalados en el gobierno de su país, pero claro, cuando se instala el “poder” funciona dictatorialmente, por más que se quiera esconder tras una máscara de legalidad democrática, y se necesitarán muchas más voluntades propias y ajenas para torcer el rumbo de muerte.

El revisionismo histórico ha ido revelando la cruda verdad y junto con el adelanto sostenido de las comunicaciones, el mundo se va enterando de todas las distorsiones que contenían las “afirmaciones partidarias” que nos habían hecho formar una composición equivocada de la situación.

Hoy se van sumando voces y voluntades aunque todavía falta firmeza.

La imprudencia y negligencia, que la ONU considera sobre el accionar del ejército israelí en Gaza, es en realidad mucho más grave que eso, la raíz del tema lo es.

Israel se cree tan poderoso que se ha soltado de la mano de Estados Unidos, el mensaje hacia el mundo es: Ya no los necesitamos, o por lo menos se lee que hay una creencia segura sobre el control que se ejerce sobre cualquier administración del casi único país que lo puede poner “en vereda”, la unión europea recién está despertando.

Fue todo un signo desatar un conflicto antes de que asumiera Barack Obama. Un signo para conseguir el triunfo político en una sociedad derechizada y en vía muerta como lo pronosticó Sylvain Cypel.

Quizá sea correcta la apreciación de Gideon Levy sobre el proceso eleccionario, cuando observaba que “prefería” que gane Netanyahu, “porque hará insostenible para Occidente seguir expresando su apoyo incondicional a un Estado terrorista. Sea lo que sea, nada bueno en el horizonte”.

Nada nuevo en el horizonte, como la posibilidad de una acción militar contra Irán antes de fin de año, teniendo en cuenta las pruebas de ataque realizadas en Libia sobre un supuesto establecimiento nuclear.

Quizá sea la cuenta regresiva: ganó la derecha y dio sus señales. La administración Bush dirá ¿con quién estuvimos hablando?, o ¿hemos sido usados? Es muy probable que haya un cambio, hasta de los países "amigos", en la forma de dirigirse y recomendar acciones visibles a Israel, cosa que seguramente no va a gustarles. Recuerdo cuando escribía en el mes de enero el post "Solos, cada vez más solos".

No haber logrado que EEUU se plegara a la intención de una acción armada sobre Irán antes de que asumiera el nuevo gobierno, fue considerado como traición por el fanatismo instalado.

Hace unos días, este fanatismo, mostró todo su prontuario; no hubo, no hay, ni habrá por el momento, intención de abordar ningún Annapolis, es decir: por el momento no hubo, no hay, ni habrá ninguna intención de reconocer a ningún estado Palestino, y pensar en Jerusalén no existe.

Un ejemplo:

http://www.youtube.com/watch?v=FvpruBhMGpg&feature=related

Nada nuevo bajo el sol, como la continua generación de opresión con la intención de mantener el conflicto para obtener una “razón”; una intención que se muestra como premeditación y un accionar que contiene alevosía.

Etiquetas de Technorati: