jueves, 18 de octubre de 2007

Una sana costumbre

Amigos

Cada tanto, no importando por qué o coincidiendo con algún acontecimiento u ocurrencia nos juntamos para pasarla bien y hablar de lo que nos pasa y de "bueyes perdidos".

Cuando coincidimos con nuestras familias, nuestras mujeres suelen decir que siempre recordamos lo mismo y que ellas ya lo saben de memoria pero todo funciona como para cargar pilas y no olvidarse de lo que significa la palabra afecto.

Yo lo firmo… en nuestro caso nos da muchos y buenos resultados.

Nos conocemos desde hace algún tiempo, el 90% desde la escuela secundaria (van casi 40 años) inclusive con alguno desde la primaria y entre nuestra afinidad casi nada ha cambiado, salvo la apariencia externa, sobre todo cargada de kilos, en canas o bastante calva.

No siempre somos los mismos, porque no todos vivimos en esta ciudad ni en el país; aunque siempre sabemos que estamos y que nos correspondemos.

Este grupo (lo hemos hablado con Alberto) tiene algo de "perro verde ": hace dos años y medio, a la visita de Eduardo, que vive en España, si no recuerdo mal nos juntamos seis matrimonios a celebrar el acontecimiento en un restaurant; contabilizábamos entre todos 25 hijos y casi ninguna separación.

Nos juntamos cuando podemos, no nos condiciona ninguna fecha en especial, la pasamos bien y nos hace muy bien, por eso reflexiono que es "una sana costumbre".


No hay comentarios.: