sábado, 19 de julio de 2008

Culto

La verdadera preocupación de nuestro grupo en estos días no fue una preocupación agobiante, ni angustiosa. Nada tiene que ver con lo que está pasándonos personalmente, ni con lo que pasa en nuestra indefinible Argentina; en estos días la tarea fue resolver donde nos encontraríamos y cuantos seremos, cuando nos reunamos esta noche.

Seguramente abordaremos temas personales, políticos y generales de nuestras vidas, pero el lema principal es la ceremonia anual, como para reafirmar el culto.

El culto a nuestra amistad.

Una amistad responsable, la cual doy fe que está muy cerca de esta definición: Al final, no nos acordaremos tanto de las palabras de nuestros enemigos, sino de los silencios de nuestros amigos. (Martin Luther King, Jr.)

La efeméride reza que mañana es el día del AMIGO cosa que en nuestro caso, fuera de toda connotación globalizada, es tener una referencia para regalarnos un encuentro con los de cerca y los de lejos, como también recordar a los que no pueden estar.

Me sonrío al recordar la acotación de Mario cuando comentábamos por teléfono que cierto lugar no estaba disponible, el dijo algo así: "debemos encontrar un lugar tranquilo… para poder estirar la noche".

Una buena mesa preparada con una cuidadosa fondue, acompañada con alguno de nuestros muy buenos vinos nos espera a unos quilómetros de nuestro Pueblo Grande. Estos son momentos especialmente nuestros que nuestras familias conocen y nos conceden con todo gusto.

martes, 8 de julio de 2008

Cabos sueltos y alterados

En pocos días han surgido determinados cabos sueltos y alterados dentro del accionar de la política israelí.

Yo entiendo que las noticias que nos llegan necesariamente no contienen toda la verdad, esa verdad que necesita el análisis desde el origen de los acontecimientos.

Desde estos confines del planeta seguramente no experimentamos la proximidad de Europa con su inevitable condicionamiento de damnificado secundario. No se si estuvimos, si estamos o cuanto tiempo más estaremos dentro de este nuevo tipo de "guerra fría" que significa el peligro de una acción bélica contra Irán.

Como el "generador de excusas" no le funcionó al vaquero, comenzó mundialmente una precaria tranquilidad al ver que a J. W. Bush se le cerraban los caminos para emprender alguna de sus locuras, posta que tomaron directamente los radicales directamente involucrados y volvieron a disiparla.

En estos días hubo de todo, declaraciones, atentados terroristas, "suicidio", ejercicios militares y ratificaciones.

El amigo Sarkozy, como dicen los editoriales, en Israel, a las declaraciones de apoyo las completó con observaciones que comprenden el sentir de toda la comunidad europea y mundial; "hay que parar la colonización, compartir Jerusalén como capital con los palestinos y negociar sobre la base de la resolución 242 de Naciones Unidas".

El suicidio de un policía de seguridad durante el embarque del mandatario francés, que hace, si uno pone atención al momento y el entorno, solamente generar dudas sobre la veracidad del comunicado sobre la forma de esa muerte.

La ejecución del atentado de Jerusalén (desde dentro), no muestra nada más ni nada menos que el justificativo exacto a los que desean eliminar todo vestigio árabe del suelo.

Los ejercicios militares intimidatorios sobre el mediterráneo muestran una gran probabilidad de un accionar por lo menos parecido al que se realizó en Siria y que la orden trasnochada para realizarlo puede caer en cualquier momento.

Todas esas situaciones están conectadas de algún modo con la política de cambio que se avecina hacia el mundo desde la primer potencia del mundo y más notoriamente desde la posición del senador Obama que en estos días ha ratificado su posición contraria a la permanencia de las tropas en suelo de Irak.

La incondicional y permisiva mano tendida al gobierno radical de Israel en el futuro será una mano que demandará responsabilidades, asumir errores y establecer devoluciones que es algo muy distinto que hacer concesiones.

Todas estas situaciones se han convertido en cabos sueltos y alterados bastante difíciles de sobrellevar.

Evidentemente hay una mano que se suelta y correlativamente hay otra mano que intenta soluciones imposibles y extremas. El radicalismo no entiende de acuerdos ni concesiones e intentará una y otra vez caminos drásticos.

Por lo que uno lee y observa se debería entender que una contienda en Oriente Medio en estos momentos es inviable, pero uno también duda, y mucho, por la nublada mente de los que piensan que todo se arregla dando una orden.

La estupidez humana no entiende cosas como la que escribió mi coterráneo Facundo Cabral: "Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias. Cada mañana es una buena noticia. Cada niño que nace es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor es un soldado menos, por eso hay que cuidarse del que no canta porque algo esconde".